LA INDUSTRIA

La industria es la transformación de materias primas en productos elaborados. Por extensión, el conjunto de instalaciones en las que se realizan dichas transformaciones.

Si bien la actividad industrial así definida puede hacerse extensiva a lo que comúnmente se denomina artesanía, la diferencia fundamental entre ambas estriba, principalmente, en que mientras el artesano realiza por sí mismo todas las operaciones necesarias para obtener el producto final, la industria se caracteriza por su especialización, de modo que las diferentes etapas del proceso son realizadas por diferentes trabajadores o, incluso, diferentes empresas.

Hacia finales del siglo XVIII, y durante el siglo XIX, el proceso de transformación de los recursos de la naturaleza sufre un cambio radical, que se conoce como revolución industrial.

La revolución industrial determinó el surgimiento de nuevas formas de sociedad, de estado y de pensamiento. Esta revolución jugo un papel muy importante ya que esta impulsó la agricultura para proporcionar alimento a la creciente población de la zona industrial, la artesanía fue reemplazada por el comercio y provocó el crecimiento en las grandes ciudades, el aprovechamiento de nuevas fuentes de energía y la utilización de la materia prima específicamente el hierro, también contribuyo en el desarrollo y la creación de nuevas máquinas y a la creación de medios de transporte como los automóviles, aviones, el telégrafo y la radio.